Archive for the ‘Diseño’ Category

La ficción de las metodologías

17/03/2009

Soy un apóstata.

Primero he creído en las metodologías.

Luego he creído en la efectividad de sólo algunas de ellas. En 2001 escribí un articulito donde decía: “primero hicimos esto, y luego esto otro y luego esto otro y luego abracadabra, nos resultó esto”. Fase 1 -> magia -> Fase 2 -> magia -> etc

Me lo creía de verdad.

Ahora, ya no creo en las metodologías como recetas. Pero les admito un gran y principal valor: su ficcionalidad.

La ficción de la utopía cultural: el querer hacer mejores productos y servicios, y el querer hacerlo bien.

Sucede lo mismo que cuando buscamos ser enteramente racionales y tomar la mejor decisión aún sabiendo que no somos enteramente racionales ni podremos serlo. Lo intentamos de todos modos.

El proceso de diseño es heurístico y analógico. De otra manera, no me explico el salto de una fase a la otra.

¿Las metodologías son el marco de representación?

Oportunidades perdidas

6/03/2009

En estos días se anuncia con bombos y platillos el lanzamiento de la campaña de participación ciudadana para rediseñar la avenida Diagonal, una de las avenidas más importante de Barcelona.

Dicho rápido, este plan consiste en una especie de crowdsourcing. Todos los mayores de 16 años que estén empadronados en Barcelona podrán enviar propuestas a través de diferentes canales electrónicos y analógicos. A partir de estas propuestas una oficina técnica del ayuntamiento elaborará dos propuestas que se someterán a votación popular en 2010. Y que gané el mejor.

Justamente el otro día hablaba de la oportunidad del diseño como canal para la participación ciudadana. Este concurso popular me parece una oportunidad perdida, en realidad lo que me parece perdido es el dinero, este proceso costará mucho y el dinero se podría haber invertido de mejor manera, en un proyecto de diseño participativo, no en un mero concurso de ideas.

En un brote de comunicacionitis bidireccionalis dicen: “Todos aquellos que hagan aportaciones recibirán, en una tercera parte, la respuesta a sus propuestas.” Esto no se sabe bien qué significa. Gerd Gigerenzer ya nos explicó que la gente no siempre entiende expresiones tan cotidianas como “mañana 30% de probabilidades de lluvia“.
¿Que quiere decir el ayuntamiento con aquello de la tercera parte? (a) que responderán a un tercio de los concursantes, (b) que responderán a un tercio de los temas planteados en la propuesta o (c, d, e…) otra opciones no contempladas ahora.

Yo voy a enviar una idea que sea modificar el trazado de la diagonal para que llegue hasta mi casa y que la diagonal sea sólo carril bici. Tal vez gano.

El ayuntamiento ha decidido aplicar el mismo enfoque de crowdsourcing también a diseñar las futuras políticas de género de la ciudad. Intuyo que serán dos las oportunidades perdidas.

Seguramente habrá buenas ideas entre los envíos, el mero número que se recibirá me hace presuponer esto. Sin embargo puedo intuir que la mayoría de las propuestas no serán tenidas en cuenta por estar mal formalizadas, al fin y al cabo los ciudadanos no tienen ni idea de planificación urbana.

Paradojicamente este concurso hará que se pregunte a muchos, mucísimos, pero que se escuche a pocos. Porque lo que se tendrá en cuenta son las propuestas, no las necesidades, ni los objetivos. La gente tiene necesidades claras, pero la mayoría de las veces no puede expresarlas. Es conocida aquella elocuente frase de Henry Ford:

If I had asked people what they wanted, they would have said faster horses.

Si no fuera porque Ford fue un antisemita de la peor calaña, diría que tiene más razón que un santo.

Pero la tiene, la gente no nos da los conceptos de diseño finalizados, es necesario salir a la calle y hablar con usuarios, clientes, personas, como quieran llamarlos, pero no esperemos que nos digan qué hacer ni que se transformen en diseñadores.

Colecte

2/03/2009

Colecte se llama el blog en el que Francesc Ribot recopila diseño gráfico memorable e inefable: posters porno, etiquetas de bananas, carteles de iglesias en EEUU…

colecte

Optimismo

27/02/2009

“Being a designer means being an optimist: given the problems, all the problems even the most difficult, all we can do is to presume there is a possibility of solving them, not because we cannot see the difficulties (designers must also be realists), but because we have no alternative. To be designers we must make proposals, and we cannot but base these on such opportunities as we come across.

It seems to me that, faced with a world drifting rapidly towards catastrophe, we need this designer realism-optimism more then ever. We have to see the problems, but also to think that in spite of everything, it is possible to solve them; we must get down to finding solutions. Maybe this is why we are all here today.”

Ezio Manzini, New design knowledge

El diseño como participación ciudadana

26/02/2009

No descubro nada si digo que la tecnología es hoy el principal motor de la innovación. Vivimos en una sociedad tecnológica y la tecnología juega un papel esencial en la conformación de nuestra cultura.

Sin embargo podemos decir, con John Thackara, que “ya no está claro que pregunta está siendo respondida con todas estas nuevas tecnologías, ni qué valor aportan a nuestras vidas”.

La tecnología sirve para servir a la gente, no al revés.

Todos los sectores económicos han vivido un fenómeno donde se pasó de la competencia basada en precio a la competencia basada en conocimiento. Se paso del hacer las cosas más baratas a hacer las cosas mejor, en segunda instancia, el cambio pasa por no solo hacer las cosas mejor, sino por hacer mejores cosas.

El diseño ha acompañado esta evolución y encaja en esta tendencia. El primer cambio se da cuando el foco del diseño pasa del artefacto como fin último de un proyecto a la interacción entre el usuario y el artefacto. El segundo gran cambio se da cuando el foco principal ya no está en la interacción misma, sino fundamentalmente en la experiencia de las personas al interactuar con estos productos.

En este nuevo paradigma el rol de las personas cambia. Las personas ya no son vistas sólo como clientes o meros consumidores, tampoco son únicamente usuarios sino que son co-creadores de su propia experiencia.

El rol de las personas cambia y el rol de los diseñadores también, en la misma medida que el mundo y sus sistemas tecnológicos y sociales se vuelven más y más complejos. El enfoque tradicional del diseñador como un iluminado, dueño de un proyecto monolítico, ejecutado desde arriba hacia abajo se desdibuja en la mayoría de los casos.
El diseñador se vuelve un catalizador. Es un agente de cambio, alguien que actúa como facilitador en proyectos donde la definición de los sistemas es llevada a cabo de modo colaborativo entre las personas, las empresas e instituciones que financian o encargan los proyectos, los diseñadores y otros expertos.

Este nuevo paradigma del diseño requiere una visión ética que John Thackara denomina Design Mindfulness:

Esta conciencia implica, entre otras cosas:

  • Pensar en las consecuencias del diseño antes de tomar decisiones, prestando atención a los sistemas culturales, naturales e industriales que definen el contexto de nuestras acciones.
  • Considerar los flujos de materiales y energía en el diseño de nuestros sistemas.
  • Dar prioridad a las necesidades de las personas y no tratar a los seres humanos como meros factores.
  • Ofrecer valor a la gente, no ofrecer la gente a los sistemas.
  • Poner el foco del diseño en los servicios, no en las cosas y evitar inundar el planeta con artefactos sin sentido.

Los manifiestos del diseño, y la historia del diseño nos lo demuestra, no alcanzan para llevar las ideas a la práctica. Pero esta visión de flujo y servicio, de sostenibilidad medioambiental y social, de humanidad, no es sólo una formulación de buenas intenciones, es un imperativo de supervivencia.

No se como será la transición de un mundo donde el crecimiento y el consumo material son una condición normal, fomentada y deseable, a una sociedad que cambie de valores. No se si este cambio se dará. Pero sí puedo preveer que de darse, el diseño, por su inherente capacidad de prefiguración, jugará un papel importante como factor de cambio. El diseño puede ayudar a metadiseñar este cambio. Un diseñador es optimista por naturaleza, por eso estoy convencido de que tarde o temprano el cambio se dará.

Para esto el diseño necesita cultivar nuevas relaciones fuera de los entornos conocidos y aprender nuevas maneras de ejecutar proyectos, con metodologías y técnicas que permitan el diálogo colaborativo entre aquellos que diseñan artefactos, entornos y servicios y la gente que las usa. El objetivo es que la gente los use, no que los padezca. El diseño sirve para servir a la gente.

Cada vez más diseñadores aprenden a reorientar su mirada, poniendo a la gente y su experiencia en el centro de su atención. Si bien los diseñadores no podemos controlar de manera directa la experiencia subjetiva de las personas, sí que podemos influir sobre ella por medio de las expresiones del diseño, la forma y la función de los productos o entornos que diseñamos.

Diseñar servicios públicos

Diseñar servicios con y para la gente significa adoptar nuevas metodologías y maneras para fomentar la participación ciudadana. Significa ir más allá de la consulta popular o la realización de encuestas. Significa que los ciudadanos deben participar de manera activa en la concepción y el desarrollo de los servicios públicos.

[…] consultation of users will be recommended and talked about, but might fail to be carried out in a way that satisfies those involved or produces useful information to feed into the planning process.
School Building Programmes

Este es el gran problema de la “participación ciudadana”.

[…] it is the extent to which, and the ways in which, school users are engaged in the school design process that determines the success or failure of the resulting design.
The Impact of School Environments

El co-diseño con las personas implica un proceso colaborativo, y no sólo consultacional, en el cual las personas participan de manera activa y ocupan el lugar central. De esta manera la gente es corresponsable del proceso y comparte la propiedad de la autoría del resultado.

El Diseño no es propiedad de los diseñadores. Las técnicas y metodologías del diseño se han extendido, frecuentemente sin que se reconozca su procedencia, y son un aporte de la profesión del diseño a la sociedad en general.
Resulta evidente que muchas de técnicas de diseño ya se están usando en organismos públicos para el diseño de servicios. Sin embargo, existe poca estructura en estas actividades informales de diseño. Aún más en el diseño de servicios.

Según Ezio Manzini, estas actividades informales son “actividades de diseño implícitas”. El problema de este diseño implícito es que, si bien su resultado pueden ser bueno, no tiene capacidad de consolidar experiencias y formalizar el conocimiento para orientarlo a la repetición. Por su misma naturaleza informal, es difícil que pueda exteriorizarse para generar modelos, herramientas y metodologías que puedan divulgarse.

Por otro lado, lamentablemente, cuando los organismos públicos buscan proveedores externos para desarrollar nuevos servicios, tradicionalmente piensan en consultoras especializadas en organización y raramente en el aporte que puede venir desde la profesión del diseño.

La disciplina del diseño de servicios puede ofrecer una visión para la transformación de los servicios públicos y también una hoja de ruta de cómo llegar al destino.

El diseño ofrece metodologías para amplificar e instrumentalizar la voz de la gente de manera operativa y concreta. Aprovechémoslas.

Nosotros y el mundo de las mercancías

17/02/2009

En 1965, Tomás Maldonado escribía un ensayo titulado Nosotros y el mundo de las mercancías.

En él hacía referencia al enorme despegue vivido en la Alemania de post-guerra a partir de 1955, donde se instauró la sociedad del bienestar, de la que todos somos, en palabras de Maldonado, más o menos beneficiarios, cómplices o víctimas. También admitía, apesadumbrado, que “los diseñadores no hemos sido capaces de evitar que nuestros esfuerzos de reconstrucción no resultaran otra cosa que la prosecución de la destrucción por otros medios”.

La parte final de este ensayo es demoledora por lo actual y por el efecto de desazón que provoca en la conciencia profesional:

Los buenos proyectos, aunque sean coherentes con los buenos propósitos, no bastan para asegurar una efectiva incidencia sobre la realidad. Uno de los resultados evidentes es que nuestras posibilidades de acceder a los centros de decisión del mundo productivo no nos han asegurado la influencia benéfica que deseabamos en el mundo de las mercancías.

A muchos de nosotros se nos ha ofrecido la posibilidad de acceder, como proyectistas, a los centros de decisión, pero esto nos ha servido de poco, o de nada, para impedir que el mundo de las mercancías continuara siendo un amasijo desordenado de objetos, una acumulación inconexa de entes aislados. Más bien ha sucedido lo contrario. A menudo, nuestra actividad ha servido, a pesar nuestro, más para acrecentar que para mitigar una tal anarquía. Creíamos que los productos “bien diseñados” podían bastar, por sí solos, para aviar un orden -un orden contagioso- en medio del desorden inenarrable del mercado capitalista. Nos engañabamos.

Nuestros productos, contrariamente a lo que imaginábamos, se revelaban eficientísimos agentes de proliferación: introducían en el mercado, de hecho, nuevos arquetipos sin sustituir los ya existentes. De pronto, descubriamos los vicios ocultos de los productos “bien diseñados”, y también de la filosofía que les había servido de fundamento. De pronto, constatábamos, no sin embarazo, que nuestra actividad como proyectistas controbuía a la devoción irracional por las mercancías, cuando nuestro designio originario había sido muy otro: conferir estructura y contenido al entorno humano.

Tomás Maldonado
Vanguardia y racionalidad. Artículos, ensayos y otros escritos (1946-1974)
Editorial Gustavo Gili 1977

Nota: he formateado el texto original en 3 párrafos para facilitar la lectura on-line, el texto impreso original consta de un solo párrafo.

Urizen

13/02/2009

Notable coincidencia. El Urizen es el barbudo con compás que aparece en la portada de dos (!) de los libros que estoy leyendo para mi doctorado.

libros
Los libros son Lo mejor posible de Jesús Mosterín y A Cartesian Approach to Design Rationality de Ömer Akin.

La imagen de la cubierta es una acuarela de William Blake llamada The Ancient of Days de 1794, que por supuesto también ha sido utilizada para un libro del mismo Blake.

blake

No hay dos sin tres.

Avant Laus 2009

12/02/2009

Como cada año tenemos Avant Laus. La conferencia que se lleva a cabo unos días antes de los Premios Laus de diseño gráfico que entrega el ADG-FAD.

La cita es el 25 de febrero a las 18 horas y el programa es el siguiente:

18h: A snapshot of the state of British graphic design.
Una conferencia de Patrick Burgoyne, director de la revista Creative Review sobre el estado actual del diseño gráfico británico.

19h: Mesa redonda sobre diseño gráfico cotidiano, crowdsourcing, concursos de adjudicación de encargos y otros temas.
Con Paul Freeth, Grand Laus 2008 de la categoría Audiovisuales, Josep Bagà, director creativo de Josep Bagà Associats, Patricia Luján, directora creativa y socia fundadora de Carlitos&Patricia y el realizador Nicolás Méndez. La mesa redonda será moderada por un servidor.

Avant Laus 2009

La entrada es libre pero el aforo es limitado, por lo cual hay que reservar plaza enviando un mail a adg@adg-fad.org.

Lugar
UPF – Campus de la Comunicació-Poblenou.
Edifici Roc Boronat
Aula 52.015
C/Roc Boronat, 138
Tram y Metro Glòries [L1]

Más info sobre el Avant Laus 2009

Paradoja

6/02/2009

Un reportaje fotográfico del diario inglés The Guardian muestra como miles de coches recién fabricados se acumulan en los estacionamientos de fábricas y puertos debido al derrumbe de la ventas.

coches

El panorama inspira miedo. Y ninguna de las dos alternativas de futuro me parece preferible: ni que los coches no se vendan ni que sí lleguen a venderse.

¿Es posible institucionalizar la innovación?

4/02/2009

Guiller, un alumno de Elisava, me pasa un link a La Europa de la creatividad, un artículo de opinión de Daniel Innerarity, que presenta varias ideas interesantes acerca de la posibilidad o imposibilidad de la institucionalización de la innovación.

La pregunta […] es si tiene sentido y en qué medida hacer algo para favorecer e impulsar la creatividad y la innovación. De entrada, hay quien parte del supuesto de que las innovaciones son algo que se puede básicamente planificar.

[…]

Las fuerzas económicas no son suficientes para “institucionalizar” la innovación. […] La cuestión sería entonces qué condiciones estructurales hay que propiciar para para que haya un clima favorable a la innovación.

Pienso que el debate acerca de la innovación se puede enriquecer tomando en consideración lo sucedido en diseño y arquitectura durante los años ’60 y ’70, en la época del furor de las metodologías y la planificación. Si algo puede sacarse en claro de las experiencias de aquellos años es que los enfoques puramente racionales son una quimera.
John Christopher Jones nos enseña en sus ensayos más furiosamente antiracionales cómo todos estos esfuerzos terminan en resultados homogeneizados, deshumanizados. A la larga no hay una receta, o mejor dicho no hay una receta completa. El diseño no se encarga de certezas.

Los ’70 nos dieron, además de El Padrino I y II, la idea de los wicked problems, propuesta por Rittel: problemas cuya formulación es el problema. Todos los diseñadores sabemos que hay encargos que recien los acabamos de entender  cuando ya estamos bien avanzados en el proceso de diseño. Pues estos son wicked problems.

Innerarity dice:

La innovación consiste, de entrada, en la capacidad de distanciarse de las propias rutinas, de lo sabido, de los estereotipos y tener la capacidad de no contentarse con lo adquirido.

Tal vez la innovación esté justamente en la incertidumbre y en la inestabilidad. Si es así, la innovación es un wicked problem, y por tanto cada dilema de innovación es único. Por definición no puede haber clases de wicked problems, al no haber clases la institucionalización de la innovación se vuelve una quimera que, en mi visión, no puede ir más allá de planificar la recopilación de una serie de experiencias más o menos exitosas, algunas claves metodologicas de dudosa utilidad. El protocolo, vamos.

El consumo nos salvará ¿pero hasta cuando?

2/02/2009

Después de haber leído una muy interesante entrada en el blog de Xènia Viladàs, no puedo evitar pensar lo cortos de vista (o se dice cortos de miras) que son las grandes prohombres de la economía y la política mundial y local que en estos momentos nos animan a consumir para salirnos de la crisis. Puedo citar a nuestro presi Montilla, quien en la época navideña emitió una frase memorable:

Quien pueda que se cambie el coche o compre una vivienda.

No importa si el coche es necesario, no importa si el tren puede ser una alternativa, no importa qué coche. Lo que cuenta es que si se puede hay que hacerlo. Lo importante es consumir, y si no se puede, pues entonces pedimos un préstamo. Todo solucionado.

Zapatero hablará hoy con los bancos españoles y les pedira que otorguen más créditos a las familias. La solución parece ser endeudarse más para seguir consumiendo.

Aclaro que entiendo la dinámica. Entiendo perfectamente que si cae el consumo, a mediano plazo las empresas tienen que reducir su producción o su oferta de servicios, mucha gente pierde sus trabajos y se entra en un espiral de depresión.

Puede ser que recobrando la confianza y volviendo a consumir, la economía se recuperará.

Used Tires

Y se recuperará hasta que nos demos cuenta, suavemente o a la fuerza, de que en realidad no nos hemos recuperado de verdad porque el sistema está agotado. Hay muchos problemas con el modelo actual y muchos responsables de la crisis. No descubro nada si digo que uno de los principales problemas radica en el modelo de crecimiento y en la base del sistema: el dinero. Margrit Kennedy presentó sobre este tema en Doors of Perception 8 y escribió un libro sobre el tema.

Throughout most of history, the circulation of money has been based on the payment of interest. Interest leads to compound interest. Compound interest leads to exponential growth. And exponential growth in turn is unsustainable.

No sólo no es sostenible desde el punto de vista puramente económico, sino que tampoco lo es desde la perspectiva medioambiental. Puede ser que el consumo sea la solución para salir de esta crisis. Sin embargo habrá que repensar de qué tipo de consumo estamos hablando. El modelo de producción y consumo que tenemos o teníamos hasta el inicio de la debacle ya no es válido. Es un modelo dogmático, impuesto de manera coercitiva en todo el mundo por el FMI y el Banco Mundial (los mismos que ahora no tienen ni idea de qué esta pasando ni que pasará), un modelo propulsado por pseudo-científicos y escuelas de pensamiento económico sustentadas en visiones del mundo demostrablemente inexactas. Modelos que no toman en cuenta, y por tanto no cuantifican en sus análisis aparentemente matemáticos, variables tan fundamentales como el impacto medioambiental y social de la producción y el consumo.

Como la mayoría, no tengo ni idea de que va a pasar. Elvis Costello sí:

Forget about Beethoven, Rembrandt and rock and roll
Forget about Mickey Mouse, Marlboro and Coca Cola
Forget about Cadillac, Mercedes and Toyota
Forget about Buddha, Allah, Jesus and Jehova
Hurry down Doomsday, the bugs are taking over

Revisar la metodología

8/01/2009

Probablemente la visión racional del diseño la expresa mejor que nadie Christopher Alexander (Wikipedia) en su Ensayo sobre la síntesis de la forma donde establece que el contexto define el problema y la forma es la solución, el diseño es un esfuerzo para alcanzar un encaje perfecto entre estas dos entidades. El objetivo final del diseño es la forma.

Las visiones “análisis -> sintesis” y los métodos de diseño divididos en fases (análisis, conceptualización, definición, producción) donde el trabajo se lleva a cabo de manera lógica y racional concuerdan de manera exacta con el método enunciado por Descartes en “Discurso del método” .
1. Duda
2. Análisis
3. Síntesis
4. Comprobación

Esta congruencia se da incluso en los métodos más modernos como el diseño participativo o el diseño centrado en el usuario, que ya no parten de un modelo líneal, sino iterativo. También el proceso iterativo está comprendido en el método cartesiano, Descartes dice: “La síntesis complementa al análisis y nos permite avanzar en la búsqueda de nuevas verdades.”

Una salida de esta visión puramente racional y determinista del diseño, que ve en el encargo su misma solución embrionaria, la cual sería una solución platónica, por cierto, puede verse en enfoques como los de Rittel con sus wicked-problems o las teorías de Herbert Simon.
Si bien estas visiones son muy diferentes entre sí, en ambas se ve la idea de que el proceso de diseño no es determinista, y que el diseñador trabaja en un mismo proyecto con varias hipótesis de trabajo. Si el diseño fuese determinista, y todas las decisiones de diseño fuesen cuantificables, un ordenador podría suplantar al diseñador.

La hipótesis básica de la economía neoclásica, la de que los agentes tienden a maximizar los resultados de sus comportamientos, es inexacta. En la práctica nadie está continuamente buscando la solución óptima. El modelo de la racionalidad limitada nos enseña que los seres humanos no somos agentes puramente racionales y no buscamos la maximización, sino alcanzar ciertos niveles de satisfacción, aceptables de acuerdo a nuestros objetivos.

Entonces, si revisamos y ponemos en crisis el paradigma económico y el modelo de comportamiento de las personas, ¿no deberíamos ajustar también nuestras metodologías de diseño?

La frase de Herbert Simon “Diseñar es definir cursos de acción dirigidos a cambiar situaciones existentes por otras preferidas” es, sin duda poco instrumental, pero nos sirve para empezar a pensar mejor sobre el diseño y sus metodologías.

Mater. Centro de materiales

21/11/2008

invitaopening

El próximo jueves 27 de noviembre se inaugura Mater. Mater es un centro de materiales, que pone a disposición de profesionales y empresas los materiales más innovadores y la información más actualizada sobre los mismos.

En el acto de inauguración habrá, además de los discursos de rigor, una visita guíada al showroom y dos conferencias sobre:
1. Metamateriales
2. La importancia del material en un proyecto innovador

Mater es el primer centro de materiales multisectorial de España. Además de una materialoteca en la que se pueden ver y tocar ochocientos nuevos materiales. Mater da servicio a empresas y profesionales que busquen desarrollar nuevos proyectos, con la innovación en los materiales como denominador común. Además de servicio de consultoría el centro ofrece cursos y conferencias

La apertura del centro es la culminación de un largo trayecto de investigación previa, en el que se ha contactado con cerca de 4.000 empresas españolas, además de universidades y centros tecnológicos, con la implicación de expertos de CDTI, CSIC, la Dirección General de Desarrollo Industrial del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y la Fundación Cotec.

Jueves 27/11/2008
19 horas
Entrada Libre

Mater FAD
Pl. dels Àngels, 5-6
3era Planta
08001 Barcelona
http://www.fadweb.org

Mater aún no tiene web, pero me consta que la tendrán pronto.

Vostok Barcelona I: misión terminada

7/07/2008

El sábado pasado, con una suculenta barbacoa en mi casa, hemos cerrado la primera expedición del programa Vostok en Barcelona.

Después de veinte semanas tocando casi todos los puntos del programa, y muchísimos otros que no estaban en él, el curso se acabó. La misión fue un éxito y yo estoy felicísimo de haber tripulado la nave Vostok Barcelona.

Este año hemos contado con las visitas de 3 invitados. El primero fue Enric Quintero, quien nos explicó cómo las métricas pueden mejorar la experiencia de usuario. También nos acompañó Francesc Ribot, que nos habló de branding y experiencia de marca. El último visitante fue Josep Casanovas, que nos contó secretos de gestión de proyectos.

Resultado de la misión: 6 profesionales del diseño de interacción listos para afrontar cualquier riesgo y un profesor que, gracias a ellos, sabe mucho más de lo que sabía hace 6 meses.

El futuro del pasado en Attic08

1/07/2008

Este es el PPT de la charla que dí el domingo pasado [29/6/08] en Attic08. Creo que la gente se lo pasó bien, a juzgar por las risas.