Archive for the ‘Productos y servicios’ Category

Mesa redonda sobre la banca del futuro

13/05/2008

El juves 22 de mayo, de 12:45 a 14:00, moderaré una mesa redonda acerca de “Las personas y el acceso a la banca del futuro” en el marco del Bdigital Global Congress.

Los mesa redonda estará formada por Mark Plasschaert de Fujitsu, Juan Juan de EDS y Oriol Borrell de “la Caixa”.

El programa dice así:

Nadie lo diría pero es así. La banca, tradicionalmente lastrada por su imagen conservadora y monetarista, coliderando la transformación de la, tantas veces nombrada, Sociedad de la Información y el Conocimiento, proporcionando de servicios de alto valor a sus clientes. Debido a su enorme poder económico, su capacidad de influencia y la confianza depositada en ellas, se erigen como auténticos agentes de cambio en ámbitos como la telebanca, pagos presenciales, no presenciales, comercio electrónico, factura electrónica y así un buen número de acciones que han influenciado notablemente en la evolución de nuestro uso digital. Uno de los aspectos esenciales en la banca es la interacción de las personas con los puntos de acceso (cajeros). Se está trabajando activamente en conocer cuál será el cajero del futuro, sus usos a nivel publicitario, sus sistemas de identificación y las consecuencias derivadas de estos sistemas. Conocer cuáles son los elementos conceptuales que existen detrás del papel de la banca, así como los planes futuros de ella nos ayudará a conocer qué podemos esperar de nuestra sociedad digital a corto plazo.

Una de las funciones de un moderador de mesa redonda, es hacer preguntas a los participantes. El perfil de los participantes es bastante tecnológico, a ver qué pregunto para sacarlos del cliente-servidor. Postearé mis potenciales preguntas en estos días.

¿Alguien de ustedes quiere que pregunte algo en especial?

Estropajos de diseño

22/04/2008

Estropajos, o esponjas, como se dice en otros lugares. Estropajos, esponjas, ¡que más da como se diga mientras sean de diseño! Sí, son de di-se-ño.

Vi el spot publicitario hoy por la mañana, mientras desayunaba y casi me muero cuando un pedazo de tostadita Ortiz se me quedó atragantada. Tal haya sido por la sorpresa ante semejante despropósito o tal vez haya sido una respuesta refleja de mi cuerpo (¿mi sistema límbico?) que se resistía a tragar el inocente bocado de dorado panecillo, al confudirlo con un trozo de venenosa esponja de diseño.

Más info sobre las intragables esponjas de diseño.

Jaguares indios

28/03/2008

La compañía estadounidense de automóviles Ford vendió a la empresa india Tata Motors sus marcas de lujo Jaguar y Land Rover por 1500 millones de euros. Los fabricantes del Tata nano, el coche más barato del mundo (por 1.500€), ahora venderán dos de las marcas más caras del mercado. sobre todo Jaguar, que es la quintaescencia del lujo a lo británico, clásico, refinado, elegante y casi discreto.

¿Como podrá una marca, propiedad de un grupo indio, seguir prometiendo britishness? El Jaguar ya hace rato que no es británico, sino estadounidenses (aunque los coches se seguían fabricando en Inglaterra) y los resultados financieros no eran buenos.
¿Que hará Tata ahora? ¿Emprenderá la paradójica tarea de, desde la perfieria de la ex-colonia, resucitar el espíritu británico de las marcas? ¿Acaso apostará por venderle a ricos ex-colonizados justamente el orgullo de haber derrotado al imperio colonizador? ¿Habrá un nuevo lujo multiculti? Tal vez ni una cosa ni la otra, en cualquier caso será interesante ver como evolucionan Jaguar y Land Rover.

Por otro lado, volviendo al Tata Nano, la popularización del éste y otros coches low-cost, con un coste accesible para cientos de millones de personas, supone enormes riesgos de impacto medioambiental.

Planetaki

5/03/2008

Esta tarde Javier Cañada ha hecho público Planetaki.com, un proyecto en el que ha estado trabajando en los últimos meses.

Planetaki es un sitio donde crear planetas: páginas donde ver lo último que se publica en los blogs y webs que uno sigue habitualmente. Un planeta puede ser privado o público, cada uno decide sobre el suyo. Viene a ser como un lector de RSS para dummies.

Podéis probar el asunto en
www.planetaki.com

Polaroid RIP

14/02/2008

Polaroid deja de fabricar película para sus Polaroids. A no ser que aparezca un nuevo fabricante, si Fujifilm sigue el mismo camino, las fotos instantáneas analógicas dejarán de existir.

Ya.com vuelve a la carga

3/11/2007

Hace una semana comentaba como me había librado de Ya.com y Jazztel.

Los bellacos tardaron poco en volver a dar conmigo, ayer me llamaron otra vez. Me resultaba increíble estar hablando con ellos de nuevo, mientras lo hacía me venían a la mente escenas de horribles películas de robo de identidad con Sandra Bullock. Le pregunté al ya.comero de dónde habían obtenido mi número y me dijo que de las Páginas Blancas (guía de teléfonos). Supongo que se refería a las Páginas Blancas en internet porque en las impresas aún no figuro, aunque sí estoy en la versión de Internet, porque cuando me di de baja no pensé en solicitar a Teléfonica que dejara de incluirme en la guía.

El operador de Ya.com (otra vez desde un call center en Argentina) dijo algo increíble: que si quiería dejar de recibir llamadas tenía que pagarle €100 al estado español (sic) y pedir que no me incluyeran en la guía de teléfonos, de esta manera ya.como dejaría de llamarme.

Hoy por la mañana hice dos cosas, la primera fue dejar finalmente de procrastinar y ponerme a escribir la carta intimando a Ya.com a que dejara de llamarme por teléfono, la segunda fue llamar al 1004 y pedirles que me eliminaran de las Páginas Blancas. Los de Telefónica realizaron el cambio, ya no figuro en la guía, y ni siquiera tuve que pagarle €100 al “estado español”. Más tarde saldré a comprar estampillas (sellos) para franquear la carta. ¿Dónde hay un buzón?

Me deshago de Ya.com y Jazztel y ahorro más de €100 en mi factura de Teléfonica

25/10/2007

Desde hace un año y medio no paraba de recibir llamadas comerciales de Ya.com y Jazztel.com. A veces eran diarias, a veces menos frecuentes. Cada vez que hablaba con ellos (generalmente llamaban desde un call center en Argentina) les pedía que me borrasen de su registro y cada vez me respondían lo mismo: que tenía que escribir una carta para solicitar que me eliminasen de la lista, que esta era la única manera.

Cada vez que me llamaban, pedía la dirección, la anotaba en un papel y luego terminaba olvidándome de enviar la maldita carta.

La ley da a las personas, por medio de esta carta, una herramienta para librarse de los call centers. Pero no hay nada en la ley que impida a los call centers gestionar sus propias bases de datos y eliminar de ellas a quienes no desean que los llamen. Si me eliminaran de su lista sin problemas y no me forzaran a escribir una carta, podría, llegado el caso, considerar contratar los servicios de estas empresas. Si me llaman y yo digo que no estoy interesado y pido que por favor me borren de la base de datos donde aparece mi número y me dicen que no pueden, que si quiero que no me vuelvan a llamar que escriba una carta, en este caso lo único que logran es asegurarse de que yo nunca jamás contratataré sus servicios, porque ya me han convencido de que su atención al cliente es penosa.

¿Cómo solucioné el problema? Nada de cartas, sino llamando a Telefónica y pidiendo un cambio de número de teléfono. Mi número ya era propiedad de los traficantes de números y no tenía sentido borrarme de la lista de Ya.com, si me libraba de ellos, tarde o temprano otras empresas me volverían loco con sus infernales promociones.

Cuando llamé a Teléfonica, me dijeron que el cambio de número costaba €15. Corté y volví a llamarlos, esta vez pedí hablar con el departamento de bajas. De Consumerist aprendí que los operadores de los departamentos de bajas son los que más poder tienen para resolver esta clase problemas.

La persona de bajas me trató muy bien. No sólo Teléfonica no me cobraría nada por el cambio de número, sino que me descontaban el 50% de mi factura de Trio Imagenio durante 3 meses. Esto sí es buena atención al cliente, pensé: esta persona logró no sólo que no me diera de baja, sino que me regaló un descuento y ahora consigue que yo cuente lo bien que me trataron.

Ya tengo nuevo número de teléfono. Ya se lo pasé a mi madre y a mi padre, que serán los únicos que lo usarán, hasta que mi número vuelva a caer en algún listado espurio, claro está.